C/ San Luis 21 bajo.
39010 - Santander.

Tlf: (+34) 942 23 46 17

Para un buen bronceado

Exfoliar, hidratar, nutrir, son sólo tres de los pasos que deben seguirse para conseguir una piel sana y bronceada. De esta forma se garantizará una buena textura con la suficiente preparación como para enfrentarse a los rayos UVA.


El objetivo del pulido corporal y facial, como primer paso de la rutina, es remover las células muertas acumuladas en la epidermis y lograr la permeabilidad necesaria para que penetren mejor los productos hidratantes y nutritivos. Claro que este pulido sólo deberá hacerse cada dos semanas y utilizando un producto exfoliante suave, como una crema con sílice o con algún otro ingrediente que limpie superficialmente sin llegar a sensibilizar la piel.
La hidratación, por otra parte, hará que la piel retenga el agua que necesita y no la pierda, ya que la exposición al Sol y al aire libre produce una notable pérdida de agua. Los mejores productos para lograrlo son las cremas, geles, emulsiones o lociones que contengan entre sus principios activos ácido hialurónico, ceramidas, silanoles o extractos vegetales, como el áloe Vera, la manzanilla, el gingseng o las algas